Blog Consecuencias del cambio climatico

La desertificación, otra de las consecuencias del cambio climático

Normalmente solemos ver el calentamiento global como algo lejano, algo que probablemente no afectará a nuestro modo de vida. Asociamos el cambio climático al deshielo de los polos y glaciares, a la subida del nivel del mar, a la desaparición de especies… pero no tenemos en cuenta que el cambio climático también produce un aumento de las sequías aumentando el riesgo de desertificación.

Por este motivo, la organización conservacionista World Wildlife Fund (WWF) asegura que un 75% del territorio español está en peligro de sufrir desertificación. Un 20% ya lo sufre y advierte que habrá “sequías más graves” si no hay un cambio en las políticas ambientales.

Pero ¿realmente sabemos qué significa la desertificación?

La desertificación es un proceso complejo de degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas que se debe a múltiples factores, incluyendo la acción de las personas.

Los principales factores que pueden producir desertificación son la sequía y la presión humana sobre los ecosistemas. Así, estos dos factores provocarán efectos como el aumento de la aridez del suelo o el aumento de los incendios forestales. Si lo juntamos todo, la consecuencia final será la pérdida de suelo y vegetación o desertificación.

¿Cómo podemos abordar la desertificación?

Una prevención eficaz de la desertificación requiere que tanto la gestión local como las políticas a mayor escala fomenten la sostenibilidad de los servicios de los ecosistemas. Por esa razón, es recomendable centrarse en la prevención, ya que los intentos de recuperación resultan costosos y suelen ofrecer resultados limitados.

Por lo tanto, actuar de forma preventiva para evitar la desertificación está en manos de todos, gobiernos, población, organizaciones…

La implantación de sistemas de gestión ambiental, como los basados en EMAS o ISO 14001, el cálculo de la huella de carbono y el establecimiento de medidas de reducción de la huella o la integración de los ODS en la estrategia empresarial de las organizaciones son herramientas que ofrecen la posibilidad de analizar los impactos de las organizaciones sobre el medio ambiente y reducirlos de una manera eficaz y organizada. De esta manera, las organizaciones pueden contribuir a prevenir los impactos que deriven en desertificación al mismo tiempo que optimizan sus recursos.

, ,
Entrada anterior
¿Cuáles son los 3 ingredientes clave para alcanzar tus objetivos?
Entrada siguiente
¡¡ENHORABUENA a todo el equipo de Clat por el éxito conseguido!! 

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

He leído y acepto la política de privacidad de AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L *

De conformidad con lo que establece  la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L, con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada.  Para más información consultar la política de privacidad.

Menú