La importancia de la protección de la Biodiversidad

La aparición de enfermedades, como la COVID-19, provocada por virus que provienen de animales exóticos, ha provocado que el tema sobre la protección de la biodiversidad se coloque en el centro del debate científico. En este sentido, los Objetivos de Desarrollo Sostenible 14 y 15, Vida submarina y Vida Terrestre, centran sus esfuerzos en conservar y gestionar correctamente los océanos y los bosques para mantener la biodiversidad de los ecosistemas.

La biodiversidad y los servicios de los ecosistemas que la sostienen pueden ser la base para las estrategias de adaptación al cambio climático y reducción del riesgo de desastres, ya que pueden reportar beneficios que aumentan la resiliencia de las personas a los efectos del cambio climático.

¿Qué podemos hacer para mejorar la biodiversidad de los ecosistemas que nos rodean?

  • Reciclar y reducir los residuos enviados a vertedero que ocupan grandes superficies de suelo.
  • Promover la economía local y de productos sostenibles con el medio ambiente
  • Fomentar el uso racional de la energía
  • Aumentar la participación de las comunidades en la gestión de las áreas protegidas

Para poder cuantificar nuestro impacto sobre los ecosistemas terrestres y submarinos se han desarrollado diferentes herramientas. Entre ellas, destacan la Huella Ecológica y la Huella Hídrica.

La Huella Ecológica es una herramienta que permite medir la superficie necesaria para producir los recursos consumidos por un ciudadano, una actividad, país, ciudad o región, así como la necesaria para absorber los residuos que genera. Por tanto, si nuestra Huella Ecológica indica que ocupamos más espacio del que nuestros ecosistemas soportan estaremos sobreexplotándolos, provocando una disminución de su biodiversidad.

Del mismo modo que para los ecosistemas Terrestres, el impacto sobre los ecosistemas marinos se puede calcular mediante la Huella Hídrica Gris. La Huella Hídrica Gris nos indica la cantidad de agua necesaria para diluir a concentraciones normales los vertidos que generamos, en este caso sobre el mar.

Los ecosistemas costeros son especialmente sensibles a la contaminación y por tanto su protección es vital para mantener la biodiversidad marina.

Para lograr los objetivos marcados en la Agenda 2030, la protección del medio ambiente tiene que ser un eje central de los planes de sostenibilidad de las empresas. Desde Azimut podemos ayudar a tu empresa a alinearse con los ODS y establecer un plan de acción para que juntos logremos alcanzar las metas marcadas por un futuro más sostenible.

Entrada anterior
Sólo entre todos podemos parar el Cambio Climático
Entrada siguiente
Sesión formativa de Gestión de Residuos Peligrosos

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

He leído y acepto la política de privacidad de Azimut Gestión y Proyectos, S.L *

De conformidad con lo que establece  la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L, con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada.  Para más información consultar la política de privacidad.

 

Menú