¿Para qué Mindfulness en tu vida

¿Para qué Mindfulness en tu vida?

Las cosas no siempre salen como queremos, no podemos controlarlo todo, todo cambia a nuestro alrededor… y es que la vida es cambiante, ese es su estado natural.

Y tengo claro que la práctica del Mindfulness no va a hacer mi vida perfecta, ni hará que no tenga problemas ni complicaciones, pero sin duda lo que hace es ayudarme a surfearlos y navegar con ellos de forma paciente, tranquila y con aceptación.

Cuanto más dejemos fluir la vida, y lo que nos ocurre durante el camino sin apegarnos a los resultados que esperamos, más felices seremos.

Y es que como dice Louise L.Hay, “la impaciencia no es más que otra forma de resistencia”, es la resistencia a aprender y a cambiar. Cuando queremos que la solución sea inmediata, cuando queremos conseguir todo al momento, no nos estamos dando el tiempo necesario para aprender la lección derivada del problema creado. Cuando creamos resistencia a algo, ya sea tomar acción o a aceptar lo que nos llega, nos enfrentamos a la lección más importante. Cultivar la paciencia con Mindfulness, soltar, abandonar la resistencia, fluir y permitir aprender lo que necesitamos aprender, nos facilitará los cambios mentales necesarios para seguir adelante.

Y con ello respondemos a la pregunta ¿para qué Mindfulness? Para aprender a cambiar nuestra forma de vivir, de pensar, de actuar, de relacionarnos con la gente y con el mundo. Con la práctica meditativa diaria y fomentando la actitud Mindful conseguimos desapegarnos de lo superfluo, viviendo el presente con atención plena, con curiosidad por todo, con agradecimiento, amabilidad y compasión por uno mismo y por los demás. Pudiendo surfear la vida, los conflictos, la realidad que no nos gusta o los trágicos momentos que desgraciadamente no elegimos.

Y es que cuando notas los beneficios de esta práctica, no sólo te “enganchas” al bienestar que produce sino que también quieres que los demás conozcan esa sensación para que también introduzcan la práctica en su día a día y que experimenten los beneficios de la misma. Y eso es lo que me ocurre a mí, cada día estudio y aprendo más sobre las técnicas con grandes maestros, alumnos y con mis propias prácticas que me hacen profundizar y ponerme al servicio de los demás. Y es que, como dice la Dra. Rachel Naomi Remen “servir es diferente de ayudar”. La ayuda se basa en la desigualdad, ya que tú aportas tu fortaleza para ayudar a quien tiene menos fuerza. Sin embargo, no servimos con nuestra fortaleza sino con nosotros mismos, con nuestra experiencia, con nuestras heridas y limitaciones. El servicio es una relación entre iguales. Así que como instructora me pongo a tu servicio, al servicio de la vida. ¿Cómo te puedo servir?

Entrada anterior
Un inició apasionante de Re-Prográma-T
Entrada siguiente
La resiliencia de los sistemas de gestión en estos tiempos

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

He leído y acepto la política de privacidad de AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L *

De conformidad con lo que establece  la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L, con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada.  Para más información consultar la política de privacidad.

Menú