Somos realmente personas solidarias

¿Somos realmente personas solidarias?

Un día como ayer, muchos municipios celebraban marchas solidarias a favor de la lucha contra el cáncer. Miles de ciudadanos salimos a la calle a mostrar nuestro apoyo contra la enfermedad que está entre las mayores causas de mortalidad en nuestro país. Pero sólo por salir a la calle unidos por una causa no es suficiente para considerarnos personas solidarias. ¿Somos realmente solidarios? Para ello tenemos que contribuir con nuestras acciones diarias para hacer de este mundo un lugar más respetuoso, humano y habitable, ya que las principales causas de las muertes en el mundo están influidas por factores externos y ambientales.

No todas las personas tenemos la capacidad económica para realizar grandes acciones o donaciones económicas relevantes a favor de estas causas, pero no por ello no podemos ser solidarios. Todo lo contrario. Las principales organizaciones no gubernamentales recomiendan hábitos cotidianos y acciones sencillas que podemos incorporar en nuestro día a día para ser personas más solidarias:

  • Ayudar con pequeños gestos a personas que la necesiten; ceder nuestros asientos en el transporte público, ayudar a personas en la calle, familiares o amigos enfermos, comprar comida a personas con hambre o sin hogar, etc.
  • Donar sangre ayuda a salvar vidas
  • Respetar la naturaleza con gestos como reutilizar, consumos responsables por ejemplo menos plásticos y productos envasados, reciclar, respetar a los animales, no ensuciar los espacios naturales, etc.
  • Pertenecer a asociaciones o voluntariados de lucha contra enfermedades, la igualdad, la pobreza, el hambre o la protección ambiental.
  • Donar ropa, juguetes, medicamentos o alimentos a organizaciones o a personas que lo necesites
  • Realizar viajes solidarios o a municipios o establecimientos turísticos que ayuden o promuevan acciones de responsabilidad social y ambiental

Pero el ser solidario va más allá de donar tiempo y bienes, implica educar en valores como la empatía, la comprensión, la tolerancia o la igualdad para poder llegar a ser personas solidarias, y conseguir alcanzar el sentimiento de unión al que se refiere el término de SOLIDARIDAD.

Enseñar desde pequeños la importancia de ser una persona solidaria, tolerante y respetuosa es también una manera de ser solidarios. Y que ellos serán los líderes de nuestro futuro por lo que educar con el ejemplo o con actividades solidarias, les aportarán grandes valores que les construirán como personas y les servirán para abrirles a la participación y a la conciencia.

Y lo mejor de todo es que el mayor beneficio nos lo llevamos nosotros, porque cada vez que somos solidarios nos sentimos mejores personas y en paz con nosotros y con nuestra tierra.

,
Entrada anterior
Distinga su alojamiento turístico con una marca de excelencia ambiental: La etiqueta ecológica
Entrada siguiente
La motivación en el entorno educativo

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

He leído y acepto la política de privacidad de AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L *

De conformidad con lo que establece  la legislación vigente en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, se le informa que los datos personales que nos facilite a través de dicho formulario serán tratados por AZIMUT GESTION Y PROYECTOS, S.L, con la finalidad de gestionar su solicitud y enviarle información más detallada.  Para más información consultar la política de privacidad.

Menú